Alicante en tres pueblos

Por | 10 diciembre, 2015 | 0 comentarios

Es frecuente relacionar Alicante con la costa, pero sin embargo es una provincia de contrastes y con grandes sorpresas, también en el interior. Hoy hablamos de algunos de los pueblos con más encanto de esta provincia salinera. Pueblos preciosos para hacer una escapada de un día o incluso pasar la noche en los hoteles rurales y con encanto que puedes encontrar en cada uno de ellos.

Comencemos con Guadalest, un lugar mágico que probablemente no se encuentre sólo entre los pueblos más bonitos de Alicante sino de toda España. Este pintoresco municipio echó raíces a ambos lados de una roca afilada. En la parte de arriba gobierna un castillo medieval que además es visitable y ofrece unas vistas increíbles que incluyen además una panorámica de otra joya del pueblo, el embalse de Guadalest, con aguas de azul intenso.

Volviendo a la costa, una visita a Jávea merece mucho la pena. Se trata de una pueblito pesquero con unas calas vírgenes preciosas, como la de Granadella o Portixol. Aguas transparentes y arena blanca que poco tienen que envidiar a las de El Caribe. Además, en el casco antiguo del pueblo se puede visitar un monumento interesante: la Iglesia-Fortaleza de San Bartolomé, que durante siglos sirvió al pueblo de dos maneras muy distintas: defendiéndolo de asaltos y siendo lugar para el culto religioso.

Altea es el tercero pero no menos hermoso, pues dicen que es el más bonito de toda la Costa Blanca Alicantina. Un lugar idílico para perderse entre sus casas encaladas y sus calles de piedra. Piérdete hasta encontrar la plaza de Nuestra Señora del Consuelo y maravíllate con la singularidad de su cúpula, de tejas azules y blancas.

Guadalest, Jávea y Altea son apuestas seguras, pero Alicante está lleno de rincones que no te puedes perder. Pues pinchar aquí y organizar una escapa rural a cualquiera de ellos.

Categorías: Alicante Turismo

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*