Comer en Dehesa de Campoamor

Por | 5 diciembre, 2014 | 0 comentarios

restaurante montepiedra

¿Qué sería de unas vacaciones sin un buen momento gastronómico? Porque la dieta veraniega no puede limitarse al ‘tupper ware’ de tortilla de patatas en la playa, aquí van algunas sugerencias para disfrutar de una buena comida o cena en Dehesa de Campoamor y alrededores.

El Restaurante Montepiedra bien merece una parada. Inaugurado en mayo de 1963, es todo un referente en la costa de Orihuela. De construcción de estilo racionalista, muy vanguardista en la época pero que ha sabido mantenerse en el tiempo, hay quien lo define como “espectacular”. Dispone de varios salones y espacios reservados y es un local ideal para organizar reuniones familiares, bodas y cualquier tipo de banquete, con la garantía de más de cincuenta años de actividad.

Las Villas es uno de los clásicos del lugar, con una decoración clásica que recuerda a los grandes restaurantes franceses del XIX y que ofrece una cuidada gastronomía tradicional. Pescados y mariscos de la Lonja de Santa Pola y del Mar Menor, frutas y verduras de la Huerta Murciana y carnes de Ávila y Galicia, así como elaborados arroces del mediterráneo componen sus menús. Ofrecen también apetecibles platos como las creps de maricos o la mojama de Almadraba. Se encuentra en la ctra. Torrevieja-Cartagena, km. 13.

Otro local destacado es la Barraca de Campoamor, en funcionamiento desde 1965. No obstante, la edificación, que data de 1931, es la más antigua de Dehesa de Campoamor, usada en su día como casa para los guardianes de la finca de Matamoros. La cocina está compuesta sobre todo por arroces, pero también carnes, pescados y distintas frituras que se pueden degustar en una de las dos terrazas, con sus hermosas vistas al puerto deportivo o a la pinada de La Dehesa.

Para quien quiera dedicarse un capricho, está Casa Alfonso, que cuenta con una estrella Michelin y situado en la ronda Garcilaso de la Vega. Se puede pedir un menú degustación por 65 euros (bebida e IVA no incluidos), que está compuesto por 6 aperitivos, 4 entradas, pescado, carne, dos postres y petit fours. Ubicado en un chalé, destaca por su entorno y por sus vajillas, cubertería, mantelería y cristalería, dentro de una decoración clásica. Los comensales que han pasado por el local destacan la calidad de los platos y lo agradable del local, aunque ponen pegas al servicio, aunque para forjarse una opinión propia lo mejor será probarlo uno mismo.

Categorías: Alicante Gastronomía

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*